Babeo

Exceso de saliva en perros

El babeo en perros es algo completamente natural. Todos los perros segregan saliva cuando hay comida en el entorno o se excitan. Pero, si tu perro babea demasiado sin razón aparente, podría significar que tiene alguna de las enfermedades de perros relacionadas con la boca o el estómago, desde un diente fracturado a un envenenamiento por insecticida. En ese caso, llévalo en seguida al veterinario.



Hay razas de perros cuyos labios están pensados para permitir la acumulación y el rebose de saliva. Entre los perros cuyo babeo es crónico se encuentran los siguientes:

Síntomas de el Babeo en perros

El babeo o la salivación excesiva en perros, llamada ptialismo, es algo completamente natural, especialmente en algunas razas de perros grandes debido a la conformación de los labios y la boca. Los síntomas del babeo en perros son principalmente
  • La secreción constante de babas espesas
  • La producción de mucha saliva tras oler comida o excitación.

Tratamiento de el Babeo en perros

Aunque el babeo no es una enfermedad grave, es importante saber cómo limitar sus efectos. Algunos dueños llevan siempre una toalla para limpiar la boca del perro cuando empieza a acumularse la humedad. Algunos tratamientos para el babeo en perros pueden ser los siguientes:
  • Limpieza dental o, incluso, cirugía si se detecta un bulto o una enfermedad bucal.
  • Administración de medicamentos sistémicos (antibióticos, anti-inflamatorios) para tratar posibles infecciones orales o condiciones inflamatorias.
  • Una endoscopia, para visualizar y extraer cualquier cuerpo extraño en el esófago o el estómago que el perro haya podido ingerir.
  • Tratamientos específicos para detectar enfermedades hepáticas y renales.
Recuerda consultar con el veterinario cualquier duda que tengas sobre el tratamiento del babeo de tu perro.

Causas del babeo en los perros

Si tu perro babea mucho, puede que se deba a una enfermedad de la boca. Las causas del babeo en perros podrían ser las siguientes:
  • Ingestión de objetos extraños: comprueba si tu perro tiene cualquier cosa atascada en las encías, en la lengua, en el paladar, entre los dientes o en el esófago. Quítaselo siempre que puedas hacerlo de forma segura. o bien, llama al veterinario.
  • Heridas en la boca: revisa cuidadosamente la boca de tu perro para comprobar si sangra o tiene heridas o úlceras en la cavidad oral o en la lengua.
  • Problemas dentales: el babeo excesivo puede producirse por una enfermedad periodontal, un diente roto o infecciones o inflamaciones orales.
  • Ingestión de un material cáustico: el contacto con agentes químicos o picaduras de insectos puede causar enrojecimiento y dolor en los tejidos bucales del perro.
  • Tumores: comprueba si en la boca de tu perro hay un bulto, hinchazón o cualquier tejido que parezca extraño. Avisa al veterinario si encuentras algo sospechoso.
  • Gingivitis, es decir, inflamación de las encías.
  • Estomatitis: detecta enrojecimientos, irritaciones, úlceras o lesiones dentro o alrededor de la boca de tu perro.
  • Fisonomía de la boca: algunas razas, como el cocker spaniel o el spaniel bretón, tienen un labio que aumenta la posibilidad de infección.
No obstante, el exceso de salida en perros también podría ser el resultado de un problema no relacionado con la boca, como por ejemplo:
  • Náuseas
  • Trastornos estomacales
  • Enfermedades neurológicas que dañan la capacidad de un perro de tragar.

Un cachorro en casa

Un cachorro en casa

La llegada del cachorro a nuestra casa supone un ruptura con todo lo que ha vivido hasta el momento. El perro pasa de estar acompañado ...