Qué come el cachorro

Qué puede comer el cachorro de perro

Los cachorros de perro serán como los niños, necesitarán seguir un horario de comidas ingiriendo una menor cantidad que los perros adultos. El tipo de alimentación para perros variará en función de la edad del cachorro siendo a partir de los 20 días de su nacimiento cuando comiencen una alimentación semisólida.

La alimentación semisólida consistirá en pienso para perros remojado con agua sin emplear en ningún momento la leche de vaca. También podremos remojar el pienso con leche para cachorros o caldo de carne. Sólo podremos darles comida seca para perros una vez comiencen a tener dientes los cachorros, podremos

¿Qué alimento para perros cachorros es mejor?

La leche materna será el mejor alimento para el cachorro hasta que esté destetado de su madre, ocurriendo este hecho entre la sexta y octava semana de vida. La leche materna será el alimento que contenga más calorías, grasas, calcio y proteínas.



En caso de que el cachorro no pueda alimentarse de la madre, el veterinario recetará una leche sustitutiva realizada de manera especial para cubrir las necesidades de los perros lactantes.

¿Cuánto debe comer un cachorro de perro?

Los primeros días del perro habrá que enseñar a comer a los cachorros. Para ello, les pondremos un poco de comida en la boca y cuando la hayan saboreado se les acercará el plato para que sigan comiendo.

La alimentación del cachorro deberá contener los niveles adecuados de proteínas de calidad así como los minerales esenciales como el calcio, fósforo, magnesio y hierro para favorecer su correcto desarrollo. Y ¿qué cantidad de comida debe de ingerir un cachorro? A continuación os explicaremos las dosis de comida de un cachorro por semanas:

  • Hasta la 10 semana de edad los cachorros pequeños deberán realizar 4 o 5 comidas pequeñas al día
  • Entre la 10 semana y los 5 meses realizarán 3 comidas al día
  • A partir de los 6 meses los cachorros comerán 2 veces al día

La comida del cachorro deberá estar a temperatura ambiente para conservar su sabor y evitar dolores de estómago. A medida que el cachorro vaya creciendo las necesidades nutricionales del perro cambiarán.

El cambio de alimentación lo haremos de manera gradual durante un proceso de transición de 7 días aumentando progresivamente la ración y el tipo de alimentación para perros. De esta forma, nos aseguraremos que el perro no sufra diarrea o mala digestión.