El dálmata

El dálmata

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Los dálmatas constituyen una raza de perro cuya característica principal es su piel cubierta por manchas que, a pesar de lo que se cree, no tienen por qué ser negras, también los hay con manchas limón, marrón y posiblemente en otros colores o combinaciones debidos a fallos genéticos. Al nacer, la cría del dálmata no tiene manchas, y conforme crece, las manchas van apareciendo por todo su cuerpo durante el primer año.

Esta raza de perros cuenta con animales de buena musculatura, de tamaño medio, con una gran resistencia. El pelaje es duro, corto y denso, de color blanco con manchas negras o marrones situadas aleatoriamente. Los pies son redondos con dedos bien arqueados y las uñas son blancas o del mismo color que las manchas. La nariz es del mismo color que las manchas. Los ojos son marrón oscuro o ámbar. Las orejas son blandas, afinándose hacia la punta, las llevan dobladas sobre sí mismas cayendo hacia delante. Cuanto mayor sea la definición de las manchas, equitativa su distribución y tamaño (manchas grandes en el lomo haciéndose más pequeñas hacia la ingle) más valorado será el perro.

Algunos ejemplares de dálmata pueden nacer con problemas de sordera (total o parcial). Es un dato a tener en cuenta a la hora de adquirir o recibir un dálmata. En general los dálmatas de raza fina tienen los ojos color marrón.

Se trata de una de las razas de perros que requiere actividad y ejercicio. Son veloces corredores con gran resistencia. En ambientes rurales, si se les deja rondar a sus anchas, es probable que den largos paseos y regresen al cabo de varios días. En un ambiente urbano esto es poco recomendable por lo que es mejor contener al animal. Su naturaleza energética y juguetona los hace excelentes compañeros para los niños. Sin embargo es esencial que el ejemplar esté correctamente socializado y entrenado en el trato de niños, y a los niños se les muestre la manera correcta de jugar con el animal; como casi cualquier perro, el dálmata es perfectamente capaz de lastimar a un niño, aunque sea un juego inocente, y en particular a niños muy pequeños a los que pueden accidentalmente golpear o tirar.

El dálmata es un perro muy sensible que sufre mucho con el maltrato y difícilmente lo olvida, por lo que no se recomienda entrenarlos con métodos negativos. Es también un perro muy sociable que requiere de compañía humana; si se le tiene que dejar solo, debe ser entrenado para que el animal lo tolere y evitarle sufrimiento y depresión, o buscarle algún compañero. A pesar de su apego a los humanos, es un perro de carácter independiente, inteligente y capaz de sobrevivir por sí solo.

Curiosidades del dálmata

  • Con el tiempo las manchas se le agrandan, y también le aparecen nuevas.
  • La presencia de cinco pares de músculos faciales adicionales, sobre todas las demás razas, da lugar a su típica sonrisa y demás exclusivas expresiones inherentes a su raza.
  • Su pseudónimo “El Perro Humano” se debe a su preferencia por la compañía de personas.
  • Su temperamento es hiperactivo.
  • Por su carácter dominante es testarudo por excelencia.
  • La soledad o la falta de atención le deprime al grado de la demencia. Indicio de ello es morderse las patas, creándose lesiones serias y/o excavar compulsivamente.
  • La hembra es más afectiva, posesiva y agresiva que el macho.
  • Llora con inconsolables aullidos cuando se encuentra solo.
  • Su sociabilidad con otras criaturas (aparte de los humanos) se inclina hacia los caballos.
  • Debido a su complexión muscular, es el perro de mayor condición física en carrera de resistencia.
  • Debido a su débil sistema de inmunidad, es más propenso a enfermedades.
  • Contrariamente a los otros perros, (entre las personas a su disposición) el dálmata escoge su propio amo.
  • Casi nunca ladra. Solamente cuando es realmente necesario.
  • Muda constantemente su pelo, a diferencia de las demás razas que sólo lo hacen una vez al año.
  • Es visible la atención que dedica en estudiar y conocer a cada persona.
  • Tiene gran habilidad para reconocer a las personas, difícilmente olvida un rostro.

Conoce más características del dálmata y de otras razas de perros.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter