4 formas de pasear al perro con correa

Cómo salir a pasear con tu perro y no morir en el intento

La correa es, junto al collar, el accesorio básico que te permite pasear con tu perro de manera que los dos vayáis cómodos y seguros. Es importante elegir la más adecuada para cada animal, pero también llevarla de determinada manera según el tipo de paseo ¿son los primeros paseos y le estás educando? ¿Sales a correr con tu perro? Mira las distintas maneras de pasear a un perro con su correa.

Salir a pasear con tu perro es parte de su entrenamiento y una práctica esencial para su buena salud. Salvo que te encuentres en espacios específicos en los que los perros pueden estar sueltos, deberás llevar a tu mascota siempre con la correspondiente correa.



Como primera norma general, tu perro debe caminar a tu lado, nunca por delante de ti dando tirones. La correa ha de estar suelta, evitando que exista tensión, para que tanto tú como tu perro disfrutéis del paseo. La longitud de la correa conveniente depende de cada animal, pero no debe ser inferior al metro y medio.

Cómo llevar la correa en cada paseo

Motivos por los que un perro ladra a la correa

Salir con tu perro, sin problemas y con la correa correspondiente es cuestión de algo de práctica. Cuando el paseo se convierta en una agradable rutina, seguro que consigues llevarle con soltura de manera que ambos os sintáis a gusto. Hay distintas formas para pasear al perro con su correa según cada situación:

Correa corta que limite la movilidad del animal

Los perros no nacen sabiendo las “normas” a la hora de salir a la calle. Debes enseñárselas tú y para ello, en los primeros paseos, procura que ande a tu lado sin dar tirones. Es la fase de adiestramiento, que requiere paseos cortos y una correa no demasiado larga. Sujétala con firmeza, pasando la empuñadura por tu dedo pulgar y agarrándola bien con tu mano cerrada en un puño. Ve avanzando a ritmo suave, deteniéndote cada vez que tu perro tire. En pocas semanas, tu mascota sabrá perfectamente cómo debe pasear y habrá superado con éxito la fase de adiestramiento.

Paseo con correa larga

Especialmente si tienes un perro de gran tamaño, puedes llevarle contigo y con una correa más larga que le permita relacionarse con su entorno con mayor libertad. En estos casos, lo idea es sujetar la empuñadura de la correa con tu mano derecha mientras que el perro te acompaña a tu izquierda. Pasa el accesorio por delante de ti y solo si el animal se adelanta más de la cuenta, da un pequeño tirón con tu mano izquierda, cerca del collar. Si tu perro es adulto y de carácter tranquilo es una excelente manera de que los dos caminéis cómodos y bien coordinados.

Correas extensibles

Es otra posibilidad, recomendable preferentemente para perros pequeños y medianos. No debes recurrir a ellas si paseas a dos o más perros a la vez. Son ideales para que el perro pueda acercarse a otros animales o para que olisquee a gusto. Con ellas puedes adaptar la longitud a las distintas circunstancias.

Haciendo deporte juntos

Salir a correr con tu mascota puede resultar de lo más divertido, pero debes seguir una serie de normas para evitar cualquier contratiempo o caída. La correa no puede tener más de dos metros y es preferible que la lleves sujeta a un cinturón específico que te puedes poner. A muchos perros les va mejor hacer esta actividad con arnés y correa en lugar de con collar. Antes de hacer running, juntos tendrás que enseñar a tu perro a no cruzarse delante de ti mientras corréis.