Rabia

La rabia es una enfermedad viral que afecta al sistema nervioso, y que todos los mamíferos podrían llegar a padecer. En el caso de los perros, estos son los portadores y transmisores principales de la enfermedad. Pero no solo pueden contagiar a otros canes, sino que los seres humanos también pueden ser contagiados.


Cuando un perro desarrolla la rabia, el hecho de afectar a su sistema nervioso le acaba provocando una encefalitis aguada. Sin duda, un problema que podría acabar con la vida del perro con el paso del tiempo.

Es importante conocer las causas de la rabia para tratar de evitarla, ya que se trata de una enfermedad muy contagiosa y peligrosa para aquellos que conviven con un perro con rabia, dado que no existe modo alguno para tratarla. Conoce las causas de la rabia, los síntomas que determinan que un perro se ha contagiado y cómo puedes prevenirla.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Síntomas de La Rabia en perros

Cuando un perro es contagiado por la rabia pueden pasar entre 3 y 8 semanas incubando el virus, dependerá de cada raza y perro.La rabia en los perros, que afectará al sistema nervioso del perro y su cerebro, se manifiesta en tres fases con diferentes síntomas.Pese a que no siempre aparecen todas las fases, los síntomas que presentará tu can en cada una de estas son:
  • Etapa prodrómica. Es la primera fase de la rabia. Durante este periodo (alrededor de 3 días), sentirás cómo el comportamiento de tu can varía, presentado conductas nerviosas, de ansia, comportamiento asustadizo, e incluso es normal que tenga fiebre.
  • Etapa furiosa. Es la etapa en la que muestra los síntomas más claros de la rabia. Es aquí cuando el perro se mostrará irritable, agresivo e hiperactivo. Será frecuente ver como tu can quiere morder todo con lo que se topa. Además, en la fase furiosa, que puede durar hasta una semana, pueden llegar a aparecer las convulsiones.
  • Etapa paralítica. A esta última etapa no todos los canes llegan, ya que los anteriores estados pueden haberle derivado en la muerte del can. Si tu can llega a la fase paralítica, notarás como se le van bloqueando los músculos de cuello y cabeza, impidiéndoles tragar y respirar. Tras estos síntomas el can acabará muriendo.
Advertencia: En el caso de que un perro con rabia muerda a un ser humano hay que acudir directamente a un hospital para que le apliquen la vacuna antirrábica.

Tratamiento de La Rabia en perros

Si tu perro has sido diagnosticado por el veterinario con el virus de la rabia, no existe ningún tratamiento efectivo para acabar con la enfermedad. Y es que al afectar a sistema nervioso y cerebro, tu can acabará muriendo debido a los fuertes síntomas del virus.En el caso de detectar que a tu mascota le ha mordido un perro con rabia, puedes llevarlo inmediatamente al veterinario para que le aplique una vacuna de la rabia de refuerzo (en caso de tenerla puesta). Aplicándoles estas vacunas de refuerzo durante un tiempo determinado podría existir una posibilidad de paliar los síntomas. En el caso de que tu perro no haya sido vacunado contra la rabia, o la detectes tras los primeros síntomas, lamentablemente no se podrá hacer nada. En estos casos, lo mejor será sacrificar al can.

Cómo se contagia la rabia en los perros

La principal vía de transmisión del virus de la rabia es la mordedura de un perro contagiado a otro. Aún así no es la única forma. A través del contacto de la saliva o las heces de un can con rabia, también podría acabar infectando a tu mascota. Estos casos son menos probables pero podría darse el caso.

Cómo prevenir la rabia en los perros

El virus de la rabia puede prevenirse mediante las vacunas. La vacuna de la rabia se administrará al can cuando es todavía un cachorro, durante su primer medio año de vida.La vacuna contra la rabia se irá suministrando durante la vida del can para reforzar su efecto. En este caso será el veterinario quien decida cada cuánto tiempo hay que aplicarla. Normalmente será cada 1-2 años.En el caso de tener un perro adulto sin vacunar de la rabia, puedes hacerlo en cualquier momento. Si el perro está sano, la vacuna actuará con la misma efectividad.Más allá de ser la única forma de prevenir la aparición de la rabia, la vacuna es obligada. Si tu perro no está vacunado contra la rabia puede ser motivo de multa, e incluso motivo para quitarte al can.