Mi perro le tiene miedo al agua ¿qué hago?

¿Tú perro tiembla y ladra cuando está cerca de una piscina o el mar? Esta reacción es habitual en el caso de los perros que le tienen miedo al agua. Pese a que pueda parecer raro porque la gran mayoría de razas parecen disfrutar saltando al agua, hay algunos perros que tienen mucho miedo a todo, incluida el agua.


El miedo al agua de los perros puede deberse a múltiples factores, como un desconocimiento de lo que es si es la primera vez que se enfrenta a una masa de agua considerable o bien porque haya tenido alguna mala experiencia con el agua en la que haya tenido algún susto. Sí, al fin y al cabo los perros sienten y reaccionan de manera muy similar a los humanos. Este tipo de mieso no solo puede afectarte a las vacaciones con tu perro, sino que puede llegar a provocar que el baño para cuidar la higiene del perro se complique.

Cómo quitarle el miedo al agua a tu perro

Si tu perro tiene miedo al agua y no sabes que hacer no te pierdas los siguientes consejos para ayudar a quitarle el miedo al perro.

  • Intenta familiarizar al perro con el agua y la sensación de mojado. Primero podemos probar a mojarlo suavemente con nuestra mano tras sumergirla en un pequeño recipiente de agua y después recurrir a esponjas o trapos que empaparemos en agua y escurriremos poco a poco sobre nuestra mascota. No debemos olvidar acariciar al perro y llevar el proceso en un estado de calma, así como premiar al final a nuestro perro.
  • Deja que el perro inspeccione la zona en la que se encuentra la piscina o la playa. De esta manera se podrá familiarizar con los olores, los ruidos, las texturas... y conocer las opciones de salida de las que dispone en caso de que el perro quiera salir corriendo.

perros con miedo al agua

  • Trata de acercar a tu perro lentamente hacia el borde de la piscina o la orilla de la playa y recomenpénsalo con algún premio cuando lo haga. Es importante que nuestra mascota reciba estímulos positivos al superar su miedo al agua.
  • Sumérgete un poco tú primero en el agua para mostrarle que no sucede nada y puede estar tranquilo. No agites el agua ni juegues con el agua de forma exagerada porque corres el riesgo de asustar al perro. Intenta que tu perro te acompañe en el agua y se sumerja contigo poco a poco. Si le esperas con una galleta o una golosina para perros el proceso puede ser más sencillo.
  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Buscar un trabajo para perros

El hecho de que cerca del 90% de las razas de perros fueran en su origen razas de trabajo puede que explique la necesidad de ...