Cómo enseñar al perro a jugar con otros perros

¿Son posesivos los perros?

No solo los cachorros, también los perros adultos necesitan jugar. Son animales sociables que requieren del contacto con sus congéneres para desarrollar todas sus capacidades. Jugando descubren el mundo que les rodea manteniendo sus instintos naturales y, sin saberlo, desarrollan su agilidad y su destreza. Si tu perro rehúye el contacto con otros de su especie, debes tomar algunas medidas para solucionar situación.

Aunque los hay más o menos juguetones, en general, cualquier perro tiende a establecer contacto con otro con el que se cruce en el parque o durante su paseo. Si, por norma, el tuyo no lo hace, las causas pueden ser muy diversas, desde que haya tenido una mala experiencia (una pelea) y tenga miedo, hasta que padezca alguna dolencia o enfermedad no detectada que hace que rechace cualquier acercamiento.

También puede darse el caso contrario. Hay perros que no saben jugar con los demás porque muestran una conducta demasiado agresiva o hiperactiva que imposibilita que puedan estar con otros animales sin que el encuentro acabe de mala manera.

Generalmente, cuando un perro tiene problemas para adaptarse a la presencia de otros animales o incluso presenta dificultades en las relaciones con los humanos, detrás suele haber un proceso de socialización que no se ha desarrollado de la manera adecuada. Esta situación se da sobre todo en cachorros destetados y separados prematuramente de la camada y también en animales que han sido abandonados o han sufrido alguna experiencia traumática.

Por suerte, a los perros el juego les encanta y aunque al principio les cuente un poco entrar en la dinámica, con un poco de paciencia y algunos sencillos trucos, puedes lograr fácilmente que tu mascota aprenda a jugar y pasárselo en grande con otros perros.

Educar al can para jugar con otros perros

Cuáles son las enfermedades de transmisión sexual más importantes en perros



Aunque se trate de jugar, tu perro siempre debe obedecerte. Es importante educarle en este sentido para estar segura de que te hará caso incluso estando con otros animales. Si tienes una mascota demasiado “impetuosa” y su comportamiento genera problemas con otros perros, deberás adiestrarle para evitar futuros conflictos.

En este caso, lleva a tu perro de paseo, a tu lado y con su correa. Cuando vea a un posible amigo de juegos, antes de permitir que se acerque, haz que se siente tranquilo a tu lado y espere a recibir el correspondiente “permiso”. Si te obedece… dale un merecido pequeño premio y solo entonces, deja que vaya a entablar amistades.

Seguramente, al encontrarse, los animales se olisquearan reconociéndose y moviendo la cola en señal de buenas intenciones. Si notas cualquier actitud agresiva de tu perro, córtala de raíz exigiéndole que "recule" y vuelva a sentarse a tu lado (nuevo premio). Con paciencia, acabará entendiendo que jugar con sus congéneres implica el debido comportamiento (de lo contrario, no hay juego).

Qué hacer para lograr que tu perro juegue con los demás

Si lo que ocurre es que tu perro no quiere acercarse a los otros, tendrás que ir poco a poco convenciéndole de lo divertido que es jugar y de que no va a pasarle nada malo.

Un buen plan es salir con él y llevarle a un lugar donde haya otros animales, por ejemplo, un parque para perros. Acércate con él despacio y con total tranquilidad. No le obligues a avanzar. Probablemente se quedará mirando tras la valla lo bien que se lo pasan los demás. Cada vez que se acerque un poco más, dale una chuchería como premio. Con este sencillo gesto, conseguirás que tu mascota asocie la presencia de otros perros con algo positivo y seguramente se animará a entrar también en el parque, aunque al principio con todas las cautelas.

Como último consejo, es importante que tu perro aprenda primero a estar y compartir el espacio común con otros canes antes de animarte a llevar cualquier elemento de juego como una pelota o un disco volador al parque. Deja que gane en seguridad y verás que acaba disfrutando de lo lindo.