5 beneficios de acariciar un perro

Ventajas de acariciar a tu perro

A estas alturas de convivir con tu perro ya sabrás cómo acariciarlo. Hay que hacerlo de forma suave y tranquila, y sus zonas preferidas son el lomo, la tripa o el pecho. De esta manera el animal se relajará, mientras que si lo acaricias de forma rápida lo alterarás y se pondrá nervioso. Pero más allá de ayudar a que se tranquilice, el hecho de acariciar a nuestro perro tiene unos beneficios para nosotros que te sorprenderán, y van desde nuestra salud cardiovascular hasta potenciar nuestra vena afectiva.

1- Ayuda a prevenir los problemas cardíacos

Tal como suena. No es que reduzca el colesterol ni cosas por el estilo, sino que acariciar a un perro hace que no nos saturemos tanto, reduciendo la presión arterial. Muchas veces nuestro perro nuestro mejor amigo y en ocasiones nuestro confesor, porque le explicaremos todos nuestros problemas, desahogándonos y quitándonos de encima esa presión. Normalmente le hablamos mientras lo estamos acariciando, lo que nos ayuda a relajarnos un poquito más, porque los perros, y más precisamente el acariciarlos, también tiene una función desestresante.

De hecho, al acariciarlo liberamos una hormona relajante que nos ayuda a reducir los niveles de estrés. No serás el único, el contacto físico también alivia algunos problemas de salud de los perros, por ejemplo el estrés. Por si fuese poco, y aunque no está estrictamente relacionado con acariciar o no a tu perro, se sabe que las personas que padecen anomalías cardíacas o han sufrido un ataque al corazón y tienen perro disfrutan de una calidad de vida mejor que la de quienes, en su misma situación, no cuentan con la compañía de un amigo canino.

2- Refuerza tu autoestima

Las personas con perro suelen ser más felices que quienes no tienen. Y es que hay muchas más cosas que tu perro sabe de ti de las que imaginas, cuando lo acariciamos no solo nos relajamos, también sentimos el cariño del animal lo que nos sirve para sentirnos más queridos. Nos ayuda a liberar endorfinas, lo que prolonga la esperanza de vida. Todo ello sin que el perro nos pida nada a cambio, de ahí que para personas solas, deprimidas o mayores se recomiende que tengan un perro que les ayudará a superar ese estado emocional, reforzando su autoestima y mejorando su estado emocional.

3- Forma parte de algunas terapias

Acariciar a un perro no solo es bueno en caso de depresión o soledad, también se utiliza en terapias con personas que padecen problemas de socialización, autismo o enfermedades de todo tipo, tanto físicas como psicológicas. Este tipo de terapias se llama zooterapia o caninoterapia, y se basa en el tratamiento de esos problemas con perros de terapia -la misma consideración que tienen los perros lazarillo-. A través del contacto entre la persona y el perro se intentan solucionar los problemas que tienen esas personas a la hora de contactar con otras personas.



4- Mejora nuestra relación con los otros

A partir del contacto físico al acariciar al perro se refuerzan o desarrollan los sentidos de la responsabilidad y la protección sobre el otro en las personas, ya que el animal depende de nosotros por completo. Trasladado a la relación con otras personas, nos despierta un deber que a la hora de relacionarnos con otras personas refuerza esas relaciones sociales de quienes tienen perro. Eso sí, tampoco nos debemos pasar, pues una de las principales cosas que los perros odian de los humanos es que los abracemos efusivamente.

5- Refuerza el sistema inmunológico

Seamos realistas, los perros no son un animal que destaca precisamente por ser el más limpio. Se pasan el día revolcándose por el suelo, le encanta, y lo que a muchas personas puede provocarles cierta sensación de pudor nos ayuda a fortalecer el sistema inmunológico, especialmente cuando estamos sobre ellos, como cuando los acariciamos. Estamos expuestos a gérmenes y bacterias que se esconden en el cuerpo del animal, y nuestro cuerpo desarrolla unas defensas más potentes. En niños puede reducir las posibilidades de desarrollar asma o alergias.

Estos son los beneficios más destacados que tiene acariciar a tu perro ahora que ya los sabes, ¿a qué estás esperando? Corre y ve con tu mejor amigo, ¡te está esperando!

El Teckel o perro salchicha

Una de las características del Teckel es su enorme adaptabilidad. Esto le hace una raza de perro de compañía ideal.