El baño del perro es una de las partes fundamentales en la higiene canina, ya que el pelo de los perros suele coger suciedad y acaba oliendo mal. Esto no es sólo una cuestión de estética o de olores sino principalmente de salud, ya que los baños caninos ayudan a cuidar la piel del perro. No obstante, la frecuencia con la que debemos bañar al perro variará según el tipo de pelo de cada raza y el estilo de vida, si es más un perro de interior o de exterior.

Formas de bañar a un perro

Además del pelaje, el baño del perro también dependerá de su tamaño y del espacio disponible que tengamos. Los perros grandes es mejor bañarlos en la bañera, mientras que los perros pequeños los podemos bañar en un recipiente con paredes altas que impida cualquier vía de escape. Si además lo colocamos en alto, será mejor para nuestra espalda y nuestras rodillas. La edad y el clima también pueden influir ya que los cuidados de los cachorros son más delicados, mientras que con el buen tiempo y si tenemos jardín podemos bañarlos al aire libre.

Técnicas de baño para un perro

Antes de que empieces a bañara a tu perro, lo primero que tienes que hacer es cepillar a tu mascota. Existen diversas formas de cepillar a los perros, pero deberás elegir la que mejor se adapte al pelo de tu perro. Después deberás preparar el agua a una temperatura similar al baño de un bebé (ligeramente más fría), enjabonar, aclarar y secar a tu perro. pero ¿cómo hacerlo?

  • Enjabonado del perro: es importante que uses productos para perros de higiene específicos, ya que el pH de la piel de los perros no es igual al de las personas. Por eso, existen champús para perros especiales para bañarlos. Este jabón para perros deberemos extenderlo por todo el cuerpo (incluidos el vientre, el trasero y entre los dedos) y la cabeza, pero con cuidado de que no le entre en los ojos. Podemos aplicar el champú canino con las manos o con un guante. Durante la muda, podemos pasarle un cepillo para perros por el pelaje para desprender las grandes matas de pelo que está mudando.
  • Aclarado del perro: retira bien los restos del champú para perros, sin olvidar los recovecos y los dedos de las patas, ya que si queda algún resto se le puede irritar la piel. Después podemos aplicarle algún acondicionador para perros que le ayude a recuperar aceites naturales del pelaje. Lee bien las instrucciones del producto porque algunos necesitan ser aclarados con agua.
  • Secar al perroSecado del perro: es tan importante como el lavado del perro, ya que si el pelo es muy largo o doble y se seca al aire se puede enredar y luego hay que eliminar los nudos que se forman. También es importante para evitar el riesgo de resfriados o el empeoramiento de enfermedades en las articulaciones, ya sean de pelo largo o pelo corto. Existen secadores para perros que nos ayudarán con esta tarea, ya que los secadores para personas puede dar problemas de sobrecalentamiento.

Pero ¿con qué podemos bañar al perro?

Esto es todo lo que necesitas saber para bañar a tu perro

Donde bañar al perro en casa

En ocasiones creemos que con un poco de agua y jabón basta para bañar a nuestro perro, pero la realidad es que hay diversos factores que debemos tener en cuenta a la hora del baño, desde el pelo, hasta la edad, pasando por determinadas situaciones.