Displasia de codo

Enfermedad de perros displasia de codo

La displasia de codo es una de las enfermedades de perros que sufren algunas razas habitualemnte. Esta enfermedad consiste en que la articulación del codo deja de ser firme, inflamándose y produciendo dolor en el perro. Generalmente, los problemas en las articulaciones son hereditarios, produciendo complicaciones a edad temprana.

Para detectar la displasia de codo será aconsejable hacerle radiografías al perro y para fortalecer sus músculos deberá hacer ejercicio regular pero de manera suave. Con el tiempo la displasia de codo puede desencadenar en artrosis o artritis produciéndose la degeneración del cartílago.

Los perros que más padecen esta enfermedad son las razas de perros grandes y gigantes como pueden ser el Pastor Alemán, San Bernardo, Rottweiler, Mastín Napolitano, Chow Chow, Golden Retriever, Labrador Retriever y Perro de Terranova.

Síntomas de la Displasia de codo en perros

Algunos de los síntomas más característicos de la displasia de codo que pueden padecer algunas razas de perros son:
  • Dolor y rigidez
  • Molestias al levantarse o acostarse
  • Molestias al bajar escaleras
  • Caminar característico con rotación externa del codo
  • Rechazo a hacer ejercicio intenso e inactividad
  • Cojeras más o menos evidentes

Tratamiento de la Displasia de codo en perros

El tratamiento para los perros con displasia de codo, previa consulta con el veterinario, se llevará a cabo tras realizar radiografías del perro. Además será recomendable la esterilización del perro. A pesar de ello, el tratamiento recomendable para la displasia de codo en perros es el siguiente:
  • Tratamiento médico: el tratamiento médico ayudará a calmar el dolor e hinchazón a través de antiinflamatorios. El veterinario podrá prescribir un agente protector del cartílago y nutrientes para repararlo.
  • Tratamiento quirúrgico: en función del grado de displasia de codo y los años que tenga la lesión, el tratamiento será siempre quirúrgico intentando solucionar previamente la lesión a través del reposo. Será preferible administrar analgesia.
Si se realiza el tratamiento quirúrgico con anterioridad a la aparición de la osteartrosis, el pronóstico será bueno. Cuando aparezcan cambios degenerativos y aun habiendo realizado cirugía, la limitación del movimiento de las articulaciones persistirá aunque el dolor desaparezca.  

Prevención de la displasia de codo

Un diagnóstico precoz de la displasia de codo permitirá que los codos del perro no sufran tanto aplicando medidas preventivas. Para prevenir la displasia de codo deberemos investigar a los padres del perro que deseamos comprar, ya que al ser una enfermedad hereditaria nos aseguraremos que la familia del perro lleva tres generaciones sin problemas en las articulaciones, siendo garantizado por el criador. En EEUU, esta garantía se avala a través de certificados de limpieza de los cachorros. Por otro lado, la electroestimulación muscular previene la aparición de la atrofia manteniendo el tono muscular, estimulando la conducción nerviosa

Aliviar los dolores de la displasia de codo

Algunas recomendaciones para aliviar los dolores producidos por la displasia de codo son los enumerados a continuación:
  • Pérdida de peso para reducir la presión en las articulaciones y evitar la obesidad en los perros.
  • No administrar suplementos de calcio que podrán interferir en el crecimiento de los huesos y cartílagos
  • Paseo de 20 minutos, realizando ejercicios suaves y controlados para fortalecer los músculos del codo
  • Natación con agua templada y posterior secado
  • Aplicación de calor o frío varias veces al día
Podréis consultar más información acerca de cómo aliviar las articulaciones doloridas en la artritis.

Cuidados especiales para perros con displasia de codo

Se deberán seguir algunos cuidados especiales para que los perros que sufran problemas en los codos pueden sentirse mejor:
  • Evitar suelos resbaladizos
  • Descansar sobre superficies blandas y limpias
  • Mantener la piel limpia y seca del perro
  • Utilizar platos especiales a su altura para evitar forzar los codos
  • Dieta equilibrada y adecuada a sus características
  • Evitar rampas y escaleras