Cepillar al perro es otro de los pilares de la higiene canina. Al igual que debemos bañar a nuestro perro correctamente y con una determinada frecuencia, también debemos habituarnos a cepillar el pelo de nuestro perro. De esta forma no sólo evitaremos la formación de enredos en el pelo del perro sino que nos permite mantener su pelaje más limpio y brillante al eliminar el exceso de pelo suelto. Por eso, debemos cepillar el pelo de todos los tipos de perros, tanto los perros de pelo largo como los perros de pelo corto, la única diferencia es que cada uno necesitará una frecuencia y un método según su pelaje.