Cómo bañar a un perro cachorro

Bañar a un perro por primera vez

Puesto que la higiene canina es tan importante en la vida de nuestra mascota, es fundamental que enseñemos al perro a aceptar la limpieza en cuanto llegue a casa. Tanto si es adulto como si es cachorro debemos acostumbrarle enseguida al cepillado del perro y al baño. Si lo hacemos cuando aún es cachorro, es más fácil que lo considere como una continuación del aseo canino que le proporcionaba su madre y facilitará su cooperación al bañar al perro cuando crezca.

Cuándo se puede bañar a un cachorro

Normalmente no es aconsejable lavar al cachorro hasta los 2 meses. Esto se debe a que, por un lado, los cachorros deben permanecer junto a la madre al menos durante los 2 primeros meses, por lo que será ella la encargada de mantenerlos limpios con su lengua; y por otro lado, en estos primeros meses de vida el perro es más vulnerable a las enfermedades caninas o un simple resfriado. Por eso es importante no exponerlos a cambios bruscos de temperatura o la pérdida de los aceites esenciales naturales de su pelo y su piel.

Por todo ello, es recomendable que el primer baño del perro sea a partir de los 2 meses y que sea con esponjas o toallas húmedas, evitando usar jabones o productos para perros de higiene. Desde el principio, la frecuencia del baño del perro variará según el tipo de pelaje, el estilo de vida y la raza que sea, aunque es importante no excederse. Nada de baños todos los días.

Esta forma de bañar al perro debe mantenerse hasta los 6 meses de edad. A partir de esa edad, el cachorro ya tiene las vacunas del calendario de vacunación básico y  su sistema inmunológico ha empezado ha fortalecerse, por lo que podemos empezar a bañar al perro con agua y jabón. No obstante, es fundamental que sea un champú para perros, ya que están diseñados para cuidar el pH de la piel y el pelo de los perros.

Consejos para bañar a un cachorro

Las caricias, las palabras suaves y una temperatura templada serán claves para generar una experiencia positiva que ayude al cachorro a familiarizarse con el baño. Otros aspectos que debemos tener en cuenta es dónde bañar al cachorro, cómo hacerlo y con qué bañar al perrito:

  • Bañar al cachorro por primera vezCepilla al cachorro antes de bañarlo para eliminar el pelo suelto y desahacer posibles nudos, en el caso de los perros de pelo largo, sobre todo.
  • Usa un recipiente con un poco de fondo, como un barreño o una palangana, o el lavabo del baño, y llénalo con un poco de agua: esto te facilitará controlar al cachorro, además de colocarlo a una altura saludable y cómoda para tu espalda.
  • Coge al cachorrito suavemente pero firme, para que no se escape o se escurra, y acaricialo. Mantén las caricias mientras vas mojándote las manos y vas introduciendo al perrito en el agua. Vierte agua sobre su cuerpo mientras mantienes las caricias. Si colocas al cachorro bajo el agua es posible que se asuste.
  • Enjabónalo con un suave masaje y después acláralo de la misma manera que lo has ido mojando. Asegúrate de que eliminas todos los restos.
  • Seca al cachorro con una toalla y si tiene el pelo largo acostúmbralo al secador, ya que los secadores para perros garantizarán el secado completo de su piel y evitará irritaciones u hongos.